Segundo fic San Valentín

Bueno, vale, vengo un poco tarde a publicar esto… (y por consiguiente, los otros dos fics que publicaré en los próximos días XD), pero como veréis en la próxima entrada, he estado muy ocupada.

Pero nada, aquí os vengo a dejar otro de los fics participantes en el concurso de San Valentín… Esta vez se trata del fic de Bea, desde el blog de Cazadora de tiempo. Se trata de un fic localizado en el 1×11 de Supergirl, con Kara y Winn de protagonistas. Viene sin título, pero eso es lo de menos. Yo lo he disfrutado muchísimo ya que me encanta la parejita, y tanto Bea como yo esperamos que también lo disfrutéis. ¡A ello!

winn-and-kara-try-to-wade-through-childish-things-799248

Ahí estaba de nuevo, impotente, viendo como Winn se marchaba sin apenas hablarle. Toda esta situación le dolía. Le dolía que él sufriera. Le dolía que todo hubiera cambiado entre ellos con ese beso… Winn entraba al ascensor y ella estaba ahí como una tonta viéndole irse. Tenía que moverse, pararle, arreglarlo, hablar con él… ¡Algo!

Hizo el amago de caminar hacia él, pero volvió a recordar su declaración y se quedó paralizada de nuevo. Winn le dedicó una sonrisa triste justo antes de que se cerraran las puertas del ascensor, pero ella no pudo moverse. Cuando reaccionó ya era tarde y él se había ido.

Necesitaba aclararse de una vez. No quería perderle.

Comenzó a caminar, pensando en toda esta situación incómoda, y sin darse cuenta estaba en la azotea de CatCo. Ahí empezó todo, ahí fue donde le mostró su verdadera identidad a Winn. Él siempre había estado ahí, apoyándola, ayudándola en todo lo posible… No le había mentido, estaban unidos. Era alguien muy importante para ella. Tenía miedo de que todo lo que tenían acabase.

¡Se sentía tan contrariada!

Por una parte, quería olvidar lo ocurrido, fingir que ese beso no había pasado y continuar como antes. No quería que cambiasen las cosas. No quería más complicaciones en su vida, ya de por sí muy compleja. Necesitaba mantener toda la normalidad posible y esto se supone que desbarataba sus planes. Ahora todo era diferente entre ellos.

Pero… Por otra parte… no podía negar que ese beso había despertado algo en ella. Obviando el hecho de que no podía olvidarlo y de que lo consideraba su mejor amigo, en el fondo, se le removía todo solo con recordarlo. No podía negar esas mariposas. Aunque fuera muy, muy en el fondo. ¿Eso qué implicaba? ¡Estaba hecha un lío! Para colmo, ¡ni su hermana se había sorprendido al enterarse!

Respiró hondo y echó un vistazo alrededor. Estaba anocheciendo.

Comenzó a rememorar los acontecimientos de las últimas semanas. Winn alucinando cuando le mostró que era la chica del avión en esa misma azotea. Winn ayudando a escoger el traje perfecto para Supergirl. Winn colaborando en todas sus misiones. Winn animándola. Winn preocupado por ella. Winn sonriéndole. Winn pronunciando su nombre. Winn besándola…

No podía ser. Ella solo le quería como un amigo. El mejor de los amigos… ¿verdad? No… no podía seguir mintiéndose. ¿A quién quería engañar? No podía negar esa emoción que luchaba por salir a la superficie, ese golpeteo en su corazón mientras pensaba en él y en todo lo que representaba para ella. No quería admitirlo porque eso sería aceptar algo que siempre había estado ahí, muy oculto en su interior. Algo que le asustaba reconocer.

Hasta ahora.

Ahora lo veía todo claro. No tenía miedo a perder su amistad ni a que cambiasen las cosas entre ellos… lo que le aterrorizaba era aceptar que el sentimiento era mutuo, admitir que había estado engañándose a sí misma y que Winn había cambiado el juego antes de tiempo, antes de estar preparada para afrontarlo.

Pero eso iba a cambiar ahora mismo. Tenía que verle. Ya. Necesitaba decirle la verdad en este mismo momento o no se atrevería. Tenía que ser sincera y acabar con esta situación tan incómoda. Ahora que había descubierto su propia verdad, no podía esperar a revelarla.

Ya había oscurecido, pero no podía echarse atrás. Antes de perder el valor, emprendió vuelo lo más rápido posible hacia el piso de Winn. No quería pensárselo más porque al final se arrepentiría y no podía permitirse ese lujo. No podía esperar un segundo más sin arreglar este lío.

La ventana estaba abierta. No lo pensó dos veces y entró directamente al salón. Tendría que haber tocado a la puerta como las personas normales pero la emoción la había superado y ahora estaba ahí, de pie, con la agitación totalmente chafada porque Winn estaba dormido en el sofá.

Pero…

Dormía como un angelito…

No, esto no estaba bien. Parecía una acosadora estando ahí de pie mirándole dormir. Mejor irse y ya hablaría con él en otro momento. Sí, eso haría. Tan desesperada estaba por huir sin ser vista que giró demasiado rápido, no tuvo tiempo a reaccionar y se golpeó con la esquina de la mesa. ¡Maldita mesa! Rezó para que Winn siguiese dormido, pero era demasiado bonito. Se había despertado alarmado por el ruido… y por las maldiciones de Kara al ser descubierta. ¡La había pillado in fraganti! ¿Ahora qué?

– ¿Kara? ¿Pero qué…?

Se volvió rápidamente hacia él con una sonrisa nerviosa en la cara.

– ¡Lo siento, lo siento! No pretendía asustarte.

Él seguía mirándola extrañado. – Kara, ¿qué haces aquí?

– No pienses nada raro. Necesitaba hablar contigo y he venido volando porque no podía esperar, pero estabas dormido y…

– Kara…

Tuvo que interrumpirle. Seguro que iba a echarla de su casa y tenía que decirle todo.

– Ya sé que no quieres hablar de lo que pasó el otro día, pero necesito decirte algo. – tal como pensaba, vio que quería pararla y avanzó dos pasos en su dirección alzando las manos hacia arriba, pidiéndole paciencia. -No, déjame hablar. Es importante. Si después de escucharme todavía quieres que me vaya, me marcharé, pero necesito decírtelo o perderé el valor.

Winn suspiró, se sentó en el sofá y asintió. Kara estaba nerviosa y aliviada a la vez por conseguir la oportunidad de enmendar su error. Se quedó de pie, no se atrevía a acercarse.

– Tú siempre has estado a mi lado. Has sido más valiente que yo y has admitido tus sentimientos. En cambio, yo me he asustado y te he hecho daño. Me aterraba cambiar las cosas… Estaba tan ciega que no quería verlo, no quería aceptarlo. Solo quería pensar que, siendo Supergirl y todos los peligros que conlleva serlo, no tenía espacio en mi vida para algo así…

Podía ver cómo iba cambiando la expresión de Winn a medida que hablaba. Ahora se había levantado totalmente decidido y comenzaba a acercarse a ella.

– El caso es que… he pensado mucho en todo esto y ya no tengo miedo. Puedo admitirlo. – Winn se había acercado tanto que estaban a un paso de distancia y la miraba fijamente, prestándole su total atención. Kara respiró hondo y se preparó para soltar su verdad. – Te quiero. Yo también estoy enamorada de ti y no voy a negarlo más.

Winn se quedó sin aire. No podía creerlo. Estaba sorprendido. Ni en sueños habría pensado que pasaría algo así, al menos no tan pronto y mucho menos después de cómo fueron las cosas tras declararse. Un poco inseguro, alargó la mano para acariciarle la mejilla.

– ¿Estoy soñando?

Kara se rio nerviosa, susurrando una negación mientras se apoyaba en la mano que acariciaba su cara. Decidida a demostrarle que era real, avanzó un poco más, agarró su camisa a la altura del pecho y, quedando a pocos centímetros de sus labios, susurró de nuevo.

– Te quiero, Winn.

Y le besó. Fue un beso breve, pero cargado de sentimiento. Winn estaba eufórico y ahora la miraba embobado, intentando asimilar que le correspondía. Todavía rozándose los labios, consiguió encontrar su voz para responder.

– Yo también te quiero, Kara.

Sin más, deslizó una mano hasta la nuca de Kara y la atrajo hacia sí para besarla de nuevo. Ser correspondido era la mejor sensación del mundo. Se besaron lentamente, transmitiendo en ese beso todo lo que sentían el uno por el otro.

Kara se aferró a su espalda mientras Winn la estrechaba más fuerte. Sus labios encajaban a la perfección. Esta vez se sentían como si estuvieran en casa. Esta vez era distinto. Esta vez ya no había miedo. Era como si hubiesen estado predestinados a estar juntos. En ese momento no importaba nada más que ellos dos, juntos, por fin. Más tarde ya se preocuparían por salvar al mundo…

tumblr_o29txyqoho1r5i766o4_r1_500

Debo decir que me encanta demasiado esa última frase xD ¿Y a vosotros qué os ha parecido? 😀

¡Hasta el próximo!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s